Mensajeros, correos y bicicletas. Carrera de estafetas Valladolid-Madrid (23 septiembre 1894) - Javier Ruiz Olalla Ampliar

Mensajeros, correos y bicicletas. Carrera de estafetas Valladolid-Madrid (23 septiembre 1894) - Javier Ruiz Olalla

Este libro intenta relatar de forma amenta una breve historia de la distribución de mensajes, cartas y mercancías, su evolución, el protagonismo que la bicicleta tuvo en este ámbito y las competiciones que rodearon a estas actividades.

Más detalles

12,50 €

Mensajeros, correos y bicicletas. Carrera de estafetas Valladolid-Madrid (23 septiembre 1894) - Javier Ruiz Olalla <p style="text-align: justify;">El mundo de las comunicaciones ha evolucionado de manera vertiginosa en los últimos veinticinco años. Los jóvenes de hoy no podrían imaginar qué instrumentos o qué medios se utilizaban hace tan solo dos siglos para comunicar una noticia o un hecho que podía ser vital para la economía o el gobierno de un país.</p> <p style="text-align: justify;">Durante mucho tiempo los sistemas de mensajería apenas evolucionaron y un nuntius romano podía haber efectuado el mismo trabajo y con la misma efectividad que un jinete de Pony Express casi dos mil años más tarde. El descubrimiento de efecto electromagnético en los albores del siglo XIX fue el principio del telégrafo y del teléfono, inventos que vencieron a los dos enemigos que hasta entonces hipotecaban las comunicaciones, la distancia y la velocidad de propagación, y el ferrocarril se convirtió en el medio de transporte terrestre más indicado para el envío de grandes volúmenes de paquetería o correspondencia.</p> <p style="text-align: justify;">Pero hasta que las redes no alcanzaron los domicilios particulares fueron los mensajeros, carteros y recadistas quienes finalizaban el proceso. Su labor la verían facilitada con la introducción en la sociedad del velocípedo, invento que tras unos comienzos titubeantes hace 150 años se quedó definitivamente entre nosotros y ayudó de manera decisiva a estos esforzados trabajadores.</p> <p style="text-align: justify;">Este libro intenta relatar de forma amenta una breve historia de la distribución de mensajes, cartas y mercancías, su evolución, el protagonismo que la bicicleta tuvo en este ámbito y las competiciones que rodearon a estas actividades.</p>
12,02 €

El mundo de las comunicaciones ha evolucionado de manera vertiginosa en los últimos veinticinco años. Los jóvenes de hoy no podrían imaginar qué instrumentos o qué medios se utilizaban hace tan solo dos siglos para comunicar una noticia o un hecho que podía ser vital para la economía o el gobierno de un país.

Durante mucho tiempo los sistemas de mensajería apenas evolucionaron y un nuntius romano podía haber efectuado el mismo trabajo y con la misma efectividad que un jinete de Pony Express casi dos mil años más tarde. El descubrimiento de efecto electromagnético en los albores del siglo XIX fue el principio del telégrafo y del teléfono, inventos que vencieron a los dos enemigos que hasta entonces hipotecaban las comunicaciones, la distancia y la velocidad de propagación, y el ferrocarril se convirtió en el medio de transporte terrestre más indicado para el envío de grandes volúmenes de paquetería o correspondencia.

Pero hasta que las redes no alcanzaron los domicilios particulares fueron los mensajeros, carteros y recadistas quienes finalizaban el proceso. Su labor la verían facilitada con la introducción en la sociedad del velocípedo, invento que tras unos comienzos titubeantes hace 150 años se quedó definitivamente entre nosotros y ayudó de manera decisiva a estos esforzados trabajadores.

Este libro intenta relatar de forma amenta una breve historia de la distribución de mensajes, cartas y mercancías, su evolución, el protagonismo que la bicicleta tuvo en este ámbito y las competiciones que rodearon a estas actividades.